Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Caminar
27/05/2014
La experiencia en ese otro cuerpo

La negra

La ciudad que se camina por sus calles reales o imaginarias, no muere. Queda inscripta en la palma como línea o como llaga.


Cerrada al sol la ciudad es pedregosa y el vuelo de los mosquitos transpira filoso por los muros. Los ojos están apagados y las formas de las casas se pierden en la sombra. Es fugaz y vacía la mirada que quiere adivinar el contorno. Nada es visible.


En esta ciudad nadie duerme y las rodillas de los sobrevivientes están secas e hinchadas de tanto trastabillar. La tierra fue devorada de tan fértil y tiene ese esqueleto de zacate, hirsuto y correoso, que parece brillar cuando una luz forastera llega a recorrer sus calles. Nadie ha dormido en ella y el que lo hizo, amaneció con mordeduras en los muslos y un dolor incansable sobre sus hombros. Sus antiguos habitantes viven en sus alrededores. Sólo la visitan pisando sus propias huellas para poder regresar y lo hacen por varias horas, narcotizados por ese frío de espanto que tanto gusta a los bebedores. Las muchachas, que alguna vez vivieron en La Negra, huyeron con ansias mulatas, con la boca abierta buscando la luna que volviera a encender el sueño del amor.


Dicen que los perros husmean y siempre encuentran huesos con tuétano fresco. Los extravíos son frecuentes, generalmente son aquellos que visiblemente quieren igualar las proezas de los cuentos de hadas y enfrentarse a monstruos terribles. Ingenuos, piensan que la valentía lo es todo.


Existen en el mercado varios paquetes a la medida de tu bolsillo. Es recomendable viajar en solitario. La ciudad es altamente adictiva.


La verdad siempre es equívoca y si tu buscas un paisaje amargo sólo será visible en La Negra, donde los cielos fueron reconocidos por el Tulipán Negro.



 

*Sergio Astorga: Soy de México, de su ciudad, y gracias al tezontle —como primera piedra— el rojo comenzó a retumbar entre mis ojos y el cascabel se escucha por los cuatro puntos cardinales. Actualmente radico en Porto, Portugal.

 

Estudié Licenciatura en Comunicación Gráfica en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (Antigua Academia de San Carlos). Impartí el taller de Dibujo durante doce años en la UNAM. Y estudié Letras Hispánicas en Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (no la terminé).

 

He publicado en suplementos culturales y en revistas tanto textos como dibujos. He publicado un libro de poemas llamado Temporal.


La negra

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal