Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Escuchar
28/06/2016
Intensivas

Deshacer el rostro II

Segunda parte de la entrevista al dramaturgo y director Lamberto Arévalo. Aquí ya no hay preguntas ni respuestas.
Por: Andrea Villar

Fotograma de "Adiós al lenguaje", de Godard.

(viene de Deshacer el rostro I)

QRV: Para salirnos de las preguntas-respuestas, ¿te parece que te dé una frase, una canción, una película, un libro, un personaje, y vos me entregues lo que se te ocurra, lo que te pase?

L.A.: Veamos. Sí.

QRV: El perro de Adiós al lenguaje, la película de Godard que sé que viste y recomendaste con entusiasmo.

L.A.: ¿Qué ve un animal? No lo sabemos y eso es lo que deberíamos pintar según Rilke (o Monet). Godard, antes de estrenar esta película, anunciaba que en ella se iba a ver (y oír) un perro que habla (sonaban a broma sus palabras). La película llega. Y qué vemos y oímos: un perro y una voz, que podría ser la del perro y no, al mismo tiempo; y ahí está lo justo de la propuesta. Lo justo de eso que Godard anunciaba como una posible representación en el lenguaje (el cómo hablaría un perro), pero que no, que resulta que se trata en realidad de un adiós al lenguaje, en todo sentido, un arriesgarse a un pensamiento-perro que no es darle un lenguaje a los perros, sino que una voz, de la cual jamás sabremos su fuente, se haga presente y nos lleve en su andar espiritual entre nosotros y lo que vemos durante el film. Deleuze decía que devenimos un animal al mismo tiempo que un animal deviene espiritual. Adiós al lenguaje es el despliegue de esa fórmula hecha cine. Ver esa película en el cine, en 3D, como la filmó Godard, es una experiencia única. No conozco nadie que la haya visto sin sentirse mareado por momentos. Godard lleva el 3D a un estado de molestia, de violencia para el ojo. Además de saturar muchas de las imágenes y mezclar distintos formatos provocando rupturas internas en la consistencia de las imágenes, el 3D del film se impone por un lado fijando en el centro de nuestros ojos el perfil de un silla que se vuelve una barrera de intensidad y por el otro con movimientos de cámara que hacen que veamos un efecto caleidoscópico (y mareante) mostrando simplemente a dos personas hablando en la calle. El “y”, el “entre” godardiano es irrefrenable y no para de sorprender, de emocionar, incomodar y hacer reír. Hace chistes de niños durante la película: se oyen los ruidos del hombre de la pareja defecando mientras hablan en el baño; suenan chistes ideológicos: la canción del final; se muestran chistes sobre la tecnología: homenajeando (sin aclarar) a Michel Serres y su figura de Pulgarcito (por el dedo pulgar que maneja las pantallas táctiles de los celulares); etc. Es un film para encararlo por miles de lados, para verlo miles de veces —aunque no se pueda ver en 3D—, para oírlo, para leerlo… es infinito en sus menos de noventa minutos.


QRV:

   

 


L.A.: Esta imagen, ¿es de la propaganda de un spa? Belleza americana es una película que casi ni recuerdo, solo me quedó la impresión de haber visto una película tramposa y manipuladora. Más tarde me enteré que la escena de la bolsa flotando fue copiada de otra película, no me acuerdo el nombre, era una película “anticomercial” que pasó desapercibida, la toma era igual, la vi, confirmé que era una de esas groserías que tanto le gusta hacer a Hollywood desde que existe… Pero intento seguir la siguiente regla: no hablar de lo que uno no ama —o no le gusta, para no ser tan exagerados— y mi memoria, por suerte, me ayuda a seguirla en general: no recuerdo más nada de este film.


QRV: “Che, el teatro podrá ser de muchas maneras, podrá ser incluso sin actores ni cuerpos perceptibles. De lo que quizás no pueda prescindir, si quiere afirmar la esencia de su especificidad y potencia, es que en ese lugar y momento en el que la gente está reunida, haya otro ser humano ahí presente, que con cada uno de sus actos, esté decidiendo cabalmente el proceso de la experiencia que conduce y comparte. Prescindiendo de esto, el teatro podrá ser de muchas maneras pero en todas se reducirá a una mera escenificación de la decisiones que donan u ordenan los actos de una potencia trascendente. La esencia del teatro sería entonces algo anterior a la discusión sobre la necesaria o prescindible tarea de un actor, la suficiente presencia de un cuerpo visible o ejecutor, o el estatuto de la palabra. La materialidad con la que interviene allí el gesto humano, del que procede la experiencia que se nos propone, puede ser la que sea; pero la potencia de su acontecimiento fundamental se juega y manifiesta en el carácter decisivo del acto de quien habita lo escénico. Así entendido, el teatro puede tener un parentesco más directo y profundo con un dijey o un surfista, que con lo que más comúnmente se llama teatro”. Alejandro Catalán, en su blog.

L. A.: Tal vez no comprendo lo que quiere plantear Catalán en este texto.  Con la primera oración, si la aíslo, no concuerdo en absoluto. (Sí me hizo resonar con Gordon Craig, que a principio del 1900 escribió obras para ser escenificadas sin actores. En Craig, eso tuvo un sentido de irreverencia y provocación de un estallido en la conciencia dramática de aquel entonces. Craig hablaba en ese tiempo de la creación de un actor-marioneta, un “superactor”, muy similar a la figura del superhombre de Nietzsche. Un actor sin los condicionamientos humanos —que aún siguen dominando a la actuación—, motivado en cambio por los hilos de su espíritu, hilos apersonales, asubjetivos).

Y luego, las ideas que propone el texto están planteadas en un orden y modo del cual me siento lejano: esencia, discusión… Y, finalmente, dice que no harían falta cuerpos, para terminar diciendo que lo fundamental es “el acto de quien habita lo escénico…” ¿En qué quedamos? ¿Será que no lo entiendo? ¿No es lo mismo que se critica o se quiere despejar lo que se termina proponiendo como acto-afirmativo?

Otra cosa me hizo recordar el final del texto: Entre mis actividades a veces surge la de dj, incluso en un tiempo viví de eso, y desde adolescente fue natural ocupar ese rol en una fiesta. Esto siempre implicó, sobre todo, la siguiente mezcla: disponer de un cargamento de posibilidades (los temas) y decidir —según la noche, el momento, los movimientos en el ritmo de los cuerpos y en el mío— qué tema poner y, sobre todo, con cuál seguir. Esa es la parte más interesante, quebrar el tiempo, continuarlo, alterarlo en estilo y en ritmo, meterse entre lo que se espera y lo que está pasando… Jamás armé una serie fija (o lista de temas), puedo estar cuatro, cinco, seis horas tomando decisiones cada tres minutos que lo disfruto muchísimo y, creo, bailo tanto como todos en la pista mientras trabajo.

 

QRV:


L.A.:  Sin aliento. De esta película lo primero —y tal vez no más— que hay que decir es que el que no la vio lo haga ya mismo. Difícil no caer en adjetivaciones. Es divertida, cruel, misteriosa, adelantada, una maravilla de ópera prima. Pocas veces se dio en el cine que una ópera prima invente nuevos procedimientos técnico-estilísticos, acá ocurre eso, y más de uno. Al nivel del montaje de planos (internos y entre sí). Al nivel del plano sonoro (disrupciones en el volumen, cortes irracionales). Al nivel del raccord… Y un tipo muy especial de distanciamiento  —no brechtiano y que se lo ha intentado copiar mil veces— que lleva la firma Godard, siempre entrelazando la sensación de que eso que vemos en algo nos engaña y podría ser todo una gran broma, pero es más real que el disparo de un arma, el amor.


QRV: 

“Por”, de Spinetta (y Patricia Salazar)


Árbol, hoja, salto, luz...aproximación... 
mueble, lana, gusto, pie, 
té, mar, gas, mirada... 
nube, loba, dedo, cal... gesticulador... 
hijo, cama, menta, sien... 
rey, fin, sol, amigo...cruz... 
alga, dado, cielo, riel... 
estalactita, mirador...corazón... 
hombre, rayo, felpa, sed... 
extremidad, insolación...parecer...clavo, coito, 
Dios...temor...mujer...por...

 

L.A.: Éste es un tema del disco "Artaud", de Pescado Rabioso. Lo único que me sale decir es que para mí Spinetta es uno de los más grandes artistas que hayan existido siempre. No es ni parte del rock argentino, ni parte de la poesía contemporánea, es parte del arte total, como todo artista genial.

 

QRV: “Esa misma noche murmuró una plegaria para el Dios y para sí misma: alivia mi alma, haz que sienta que Tu mano toma la mía, haz que sienta que la muerte no existe porque en realidad ya estamos en la eternidad, haz que sienta que amar no es morir, que la entrega de uno mismo no significa la muerte y sí la vida, haz que sienta una alegría modesta y diaria, haz que no Te indague demasiado, porque la respuesta sería tan misteriosa como la pregunta, haz  que reciba el mundo sin miedos, pues para ese mundo incomprensible fuimos creados y nosotros mismos también somos incomprensibles, ahí se da una conexión entre ese misterio del mundo y el nuestro, pero esa conexión no es clara para nosotros mientras queramos entenderla, bendíceme para que viva con alegría el pan que como, el sueño que poseo, haz que tenga claridad y paciencia conmigo misma, amén.

De repente, Lori no aguantó más y llamó a Ulises:

—Qué es lo que hago, es de noche y estoy viva.  Estar viva me está matando de a poco y estoy toda alerta en la oscuridad. 

Hubo una pausa, llegó a pensar que Ulises no había oído. Entonces él dijo con voz calma y apaciguadora:

—Aguanta. 

Cuando colgó el teléfono, la noche estaba húmeda y la oscuridad suave, y vivir era tener un velo cubriéndole la cabeza.  Entonces con ternura aceptó estar en el misterio de ser viva.” 

Clarice Lispector, “El aprendizaje o el libro de los placeres".

 

L.A.: ¿Y qué decir después de esto de Lispector? Yo terminaría acá.

¡Muchas gracias!

 

Lamberto Arévalo
Lamberto Arévalo

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal