Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Husmear
12/12/2012

Postales

Tres horas de recorrido por Chos Malal. Fotos y encuentros con su gente.

Uno va por “la 40” y se predispone, sabe que va a aprender y se va a deleitar y además algo de lo inesperado va aparecer. Transitar la ruta nacional 40 es para cualquier viajero sentirse andando por el territorio argentino, de escenario en escenario. Y aunque uno transcurra por sólo 400 km de Patagonia de los 5100 km que recorre, sabe que la experiencia trascenderá el paseo. Magia: dinosaurios, historias de pueblos originarios, petróleo, minerales, siempre ofrece algo más. Aquí vamos, por este pedacito gris, camino a Chos Malal.

A pocos km de la ciudad, el paisaje ya anticipa algo del punto de llegada. Cerros multicolores, puntas con algo de nieve a lo lejos y el río. Chivos y chivitos, perros y caballos, tantos que los autos se ven obligados a reducir su velocidad a paso de hombre. Tal vez, una de las condiciones de ingreso al valle sea precisamente esto: arribar despacio y en silencio. Con calma. Decimos que el único habilitado para andar a más de 100 km es el viento.

Chos Malal está ubicada en un  hermoso valle cordillerano, en la confluencia de los ríos Curí Lauvú y Neuquén. Se alza en cercanías de la cordillera del Viento que se extiende en sentido sur-norte, hasta el Volcán Domuyo.

Es un escenario rústico, propio de la estepa patagónica. Su flora es achaparrada y espinosa. Su mismo nombre Chos Malal proviene de la lengua mapuche y significa "corral amarillo", en referencia al color otoñal de los bosques de radales y maitenes en las zonas montañosas que la circundan. Color también del tipo de roca sedimentaria (piedra laja) que predomina en los cerros que la rodean.

En el casco histórico de la ciudad se encuentra el Museo Manuel José Olascoaga. Allí se pueden ver objetos personales, fotografías y la primera imprenta traída al lugar. Utensilios indígenas, minerales, fósiles y otros elementos permiten conocer el pasado de la zona.

Postal 0: Roca asesino

El aspecto urbano es heterogéneo. Las calles cuentan la historia. Una serie de referencias dan cuenta de tradiciones, de sucesos de otros tiempos y también de otros recientes. Las imágenes se ofrecen como postales.( Recordaba aquellas que recibíamos por correo en cuyo anverso aparecía la foto y en el reverso los comentarios del remitente).

En el reverso dice: No es necesaria la decisión política para cambiar el nombre de las calles.

Postal I : El Torreón

Ubicado en el sitio en donde estaba emplazado el Fortín IV División.

El valle donde hoy se emplaza la ciudad fue habitado durante cientos de años por distintas comunidades indígenas: Pehuenches, Mapuches y otros. Llevaban una economía de autoabastecimiento, eran cazadores recolectores, y tenían una organización social muy desarrollada, con un lenguaje propio. La campaña del desierto persiguió y exterminó desde este lugar a los aborígenes, que debieron dirigirse por grupos a diferentes puntos. Fueron precipitados al río, muchos de ellos ahogándose. Un hermoso parque y anfiteatro rodean hoy a El Torreón y el balcón, ofrece soñadas vistas panorámicas del valle.

En el reverso de la postal dice: Está muy abandonado porque la gente no disfruta de ese lugar que sirvió para dar tantas muertes.

Postal II: El almacen de Ramos Generales Dewey


Aquí no pudimos entrar a pesar de chequear cada media hora si abrían.

El almacén Dewey fue la primera edificación de ladrillos elaborados en Chos Malal, en una época en la cual se usaban adobes o varillas en tierra. La obra comenzó en el año 1903. Las aberturas, vidrios, chapas, hierros y maderas fueron traídos de Inglaterra a través de una compañía importadora llamada John Wright con sede en Buenos Aires. Se usaron como transporte carretas tiradas por bueyes. El almacén contaba con lámparas que funcionaban a carburo, una novedad para los vecinos del lugar. El año pasado, el municipio de Chos Malal realizó la compra del edificio y del resto del patio, con el objetivo de convertirlo en patrimonio histórico cultural del pueblo.

En el reverso de la postal dice: En su interior la mercadería está tal cual fue dejada. En 1934 cerró sus puertas y nunca más se volvieron abrir. Hay diarios, revistas, envases, latas, valijas. No lo abren mucho por el temor a que roben las cosas.

Postal III: La trashumancia

El productor ganadero del norte neuquino realiza esta actividad dos veces al año. En la primavera, cuando sube la cordillera en busca de pastos nuevos para el engorde del ganado y en otoño, cuando regresa buscando el refugio de las zonas más cálidas. Hay una gran influencia de las costumbres del campo tanto en los hábitos alimenticios como en el dominio del medio natural. El alba señala la hora del mate, del aprovisionamiento y de la partida hacia la inmensa cordillera que será el destino en el que año tras año pasarán las fiestas.

En el reverso de la postal dice: La trashumancia recorre más de 200 km en plena ruta vehicular porque las rutas de arreos están alambradas. Paradógicamente, Turismo ofrece “Trashumancia y aventura”. Un modo de ser parte de esta actividad rural.

Postal IV: Fiesta Nacional del Chivito

Desde el 2004 la fiesta tiene categoría de “fiesta nacional”. El norte neuquino muestra sus bailes y comidas típicas en la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción. Chos Malal es la ciudad elegida para que los turistas puedan degustar el chivito al asador y compartir las actividades características del lugar. El encuentro tiene lugar en noviembre. Cuenta año a año con la presencia de numerosos artistas de nivel regional y nacional. Además, se puede disfrutar del desfile de gauchos, destrezas criollas, jineteadas. La importancia del evento permite unir a los pueblos cercanos del norte neuquino y dar a conocer sus costumbres, sus comidas, sus cantos y sus bailes populares a los turistas que llegan al lugar.

En el reverso dice: Los chivitos que se vendieron fueron comprados en Mendoza y repartidos entre las Instituciones intermedias para su beneficio. En la Fiesta, $350 el chivito asado. Una semana después en las carnicerías, $450 el chivito de 6kg. crudo. No entendimos muy bien cuál es el beneficio para el criancero o la gente del lugar.

Postal V: Entrada gratis

La entrada de la Fiesta costó $100 por persona por día porque venían figuras importantes a nivel nacional. Llamó la atención porque el valor de los espectáculos los afrontó Nación. Las bandas locales no tuvieron lugar.

En el reverso dice: Los alumnos de un CEPEN organizaron una contra Fiesta del Chivito con entrada gratuita y bandas regionales.De esta manera una familia tipo ahorró $ 400 por noche.

Postal VI: Llegó el tren

Fundada en 1887, Chos Malal fue la primera capital del entonces Territorio Nacional del Neuquén. Con la llegada (1904) del Ferrocarril a la región de la Confluencia, hoy Neuquén, se priorizaron otros intereses y esta ciudad perdió su condición de Capital. Junto con ésta, se perdieron muchos proyectos que al día de hoy impiden su desarrollo y crecimiento: el Ferrocarril Cordillerano desde Mendoza hacia el Sur, y el que lo unía a Cte. Cordero, también el Paso a Chile por Pichachen o Moncol.

Sin reverso.

Registramos otras postales, en blanco. Recabamos muchos datos andando sólo tres horas por la ciudad, nos sorprendió la espontaneidad de la gente. Cómo conocen la historia de su ciudad.

Nos volvimos por “la 40”, envueltas por nuestro único acompañante: un viento de más de 100 km.

 

 

 

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Comentarios

Ahora bien, cada vez entiendo

Ahora bien, cada vez entiendo menos el concepto FIESTA. Me parece muy necesario, casi diría de carácter urgente, comenzar a refenir términos como FIESTA, NEGOCIO, OPORTUNIDAD COMERCIAL, ABUSO... y terminar con el vicio de llamar a todo negocio: FIESTA. Confío en esta revista. Estoy segura que continuará trabajando estos temas tan delicados de la mejor manera. La FIESTA DEL CHIVITO es simplemente un negocio y una falta de respeto para la gente del lugar. Felicito a los autores de la CONTRAFIESTA y a la autora de esta nota. No es habitual encontrar este tipo de notas. Qué bueno sería tener la opinión de los habitantes del lugar. También sería muy interesante que los funcionarios del gobierno Nacional se enteren del destino del dinero público que hacen los funcionarios de Chos Malal.

Gracias Beatriz por tu

Gracias Beatriz por tu comentario,también cargado de compromiso! Alguna vez me contaron que las fiestas se hacían para celebrar las cosechas...al finalizar las temporadas... Que lejos quedó todo eso!!! La de la pera,por ejemplo se hacía antes de la cosecha, tal vez se siga haciendo!!! Sin duda cambiaron los fines. Denunciar los sinsentidos es sin duda un compromiso socio comunitario. Gracias otra vez, esperamos conocerte pronto!

Nos alegra mucho que

Nos alegra mucho que compartas tus apreciaciones. Fortalece nuestra propuesta.Gracias Andrea!

Gracias Que Responda el

Gracias Que Responda el Viento por compartir este viaje... Muy original la idea de la postal, y también jugados sus reversos!
Felicitaciones por la nota!!
Andrea

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Diseño: chouch - Programación: ConDrupal